Cómo las prácticas agile permiten el trabajo remoto - Agile611

Login

Register

Login

Register

Blog

Cómo las prácticas agile permiten el trabajo remoto

Hoy vamos a hablar de cómo prácticas agile permiten el trabajo remoto

Ya hemos hablado de la importancia de un mando descentralizado y la toma de decisiones.

Ahí describimos cómo los líderes ágiles deben poder capacitar, orientar y enseñar a sus equipos y sus organizaciones.

Y el decimocuarto informe del State of Agile del verano pasado demostró claramente que la adopción de Agile.

Se ve en el informe que es más importante que nunca en respuesta a la pandemia de COVID-19, una tendencia que continuará durante el 2021 y en los próximos años.

El hecho es que muchos gerentes están aún luchando para hacer frente al enorme aumento del trabajo remoto.

Lo más importante son las preocupaciones sobre la entrega, mantener a los equipos comprometidos y garantizar su bienestar personal. 

Es lo que me habéis oido comentar como sus islotes de confort.

Las prácticas de trabajo ágiles ayudan a abordar todos estos desafíos tanto presentes como futuros.

¿Cómo gestiono el trabajo en remoto?

Los siguientes cinco eventos simples derivados de Scrum ofrecen a los líderes y gerentes una forma de inspeccionar regularmente con sus equipos, estando siempre presente para ellos sin caer en las trampas de la microgestión. 

Nada erosiona la confianza y el rendimiento tan rápido como ser tratado como si no se confiara en el equipo o en la organización.

«A medida que las organizaciones se adaptan a la crisis actual de COVID-19, sus equipos ágiles pueden ser una fuente real de ventaja competitiva», señaló un informe de McKinsey el año pasado. 

«Estos equipos suelen estar bien adaptados a los períodos de interrupción, dada su capacidad para adaptarse a las prioridades.

Esas prioridades comerciales que cambian rápidamente, la tecnología disruptiva y la digitalización».

Sabemos que Agile no es solo para equipos de software. 

Nuestra experiencia ha demostrado que una y otra vez, las prácticas de trabajo ágiles benefician a todo tipo de equipos.

 Los líderes necesitan un marco ligero para optimizar la colaboración de su gente, un marco que responda a las preguntas sobre cuándo los equipos deben colaborar y sobre qué. Sea Scrum o no.

Estos cinco eventos de Scrum, por ejemplo, apoyan firmemente un enfoque de comando descentralizado.

Planificación

En el evento Planning, por ejemplo, los líderes pueden utilizar un enfoque de liderazgo de servicio descentralizado para comunicar su intención a sus equipos. 

Los equipos pueden pasar por una conversación de planificación en la que se centran las cosas más importantes que deben haber completado en el próximo sprint.

Esa conversación de planificación permite que el equipo se una, trabaje de forma colaborativa en un problema y genere las acciones que van a ejecutar para lograr los objetivos de negocio. 

La planificación conjunta permite a los líderes colaborar con sus equipos para delinear los objetivos más importantes para la empresa, detallando cómo luce bien (la intención del líder) pero permitiendo que el equipo descubra el «cómo».

Aquí vemos cómo las prácticas agile permiten el trabajo remoto cuando estamos planificando.

Stand-ups diarios

Después de la planificación, durante la fase de ejecución, el propio equipo puede registrarse cada mañana durante un máximo de 15 minutos. 

En nuestra experiencia, este stand-up diario es un evento de gestión de riesgos diario para que un equipo vea cómo el progreso es transparente.

Lo que es más importante, para ofrecer apoyo mutuo si alguno de los miembros del equipo tiene dificultades de alguna manera.

Ese stand-up diario crea un ambiente en el que el equipo está organizado para ayudarse unos a otros. 

Y, como muchos de nosotros sabemos ahora, el trabajo remoto puede hacernos sentir solos o desconectados de nuestros equipos. 

Ese registro diario puede ser un salvavidas, porque si alguien se queda atascado o tiene desafíos o problemas, crea una oportunidad elegante para que su equipo intervenga y se ayude entre sí.

Al introducir nuevas formas de trabajo, los líderes pueden estar presentes en estos controles diarios como mentores y coaches para guiar al equipo según sea necesario. 

Inicialmente, es de gran ayuda si están allí, hasta que pueden ver que el equipo está colaborando y trabajando bien juntos, momento en el que pueden retroceder. 

Para los líderes, también es una gran oportunidad para ponerse al día por separado y ayudar a los miembros individuales del equipo que estén indicando que necesitan apoyo. 

El stand-up crea las condiciones en las que el equipo es consciente de que hay apoyo, si es necesario. 

También facilita el trabajo en equipo y la gestión de riesgos, eleva la moral y hace que el equipo siga avanzando.

La conversación previa a la planificación o el refinamiento

En medio de ese período de sprint, también puede tener una sesión en la que reúna al equipo y tenga una sesión de planificación previa o una conversación de refinamiento, en la que observe qué trabajo está por venir.

Esta es una oportunidad para que el líder colabore con el equipo y hable sobre los próximos objetivos en la hoja de ruta, invitando a los pensamientos y la colaboración del equipo.

La revisión

Al final de cada sprint, el equipo demuestra el trabajo que han realizado, hablando de lo que han entregado y demostrando su trabajo en acción (¡en lugar de una presentación de PowerPoint!).

Los entregables se evalúan contra los objetivos que se determinaron durante la reunión de planificación. 

De esta manera, la revisión hace transparente lo que se entregó, compartiendo los éxitos y respondiendo cualquier pregunta.

Además, se discute cualquier trabajo que quede pendiente, con la opción de hablar sobre los desafíos que impidieron la entrega. 

Aquí los líderes tienen oportunidades adicionales para ayudar a sus equipos a alcanzar el éxito.

La retrospectiva

Al final del sprint, después de la revisión, tienes la retrospectiva. 

La retrospectiva es una oportunidad intencionada para que el equipo reflexione sobre su desempeño, evalúe los éxitos y desafíos en sus formas de trabajo y genere opciones para mejorar.

En lugar de dejar el aprendizaje consciente como opcional y sin importancia, los buenos líderes se aseguran de que el equipo se evalúe a sí mismo.

Y que lo haga deliberadamente y evolucione, mejorando gradualmente, mejorando sin descanso con el tiempo. 

El papel de un líder en todo esto es ofrecer apoyo y ayuda de manera significativa donde sea necesario, eliminando las causas de fricción y permitiendo que su gente haga un trabajo aún mejor.

Para los líderes, estos eventos facilitan la capacidad de apoyar a sus equipos. 

Lo organizan como líder para asegurarse de que pueda ayudar a sus equipos y de que esté allí exactamente en el momento adecuado cuando sea necesario. 

Estos eventos ofrecen una forma de organizar equipos para lograr el máximo apoyo mutuo y colaboración. 

También permiten a los líderes mantener la transparencia sobre el progreso y las luchas del equipo, ofreciendo así la oportunidad de recibir la ayuda adecuada en el momento adecuado.

Adapta un marco para satisfacer tus necesidades

Por supuesto, cada líder y organización puede adaptar el marco anterior a su propio entorno para que funcione mejor para ellos. 

Entonces, por ejemplo, si un check-in cada mañana es demasiado, puede hacerlo cada dos días. Es su decisión.

Pero recuerda que la retrospectiva informará sus acciones.

En muchos sentidos, el cambio general hacia el trabajo remoto juega con los puntos fuertes de cómo las prácticas agile permiten el trabajo remoto.

Eso es porque organiza la comunicación y la colaboración de una manera real en otro ecosistema.

Cada evento ayuda a llamar a su equipo hacia la colaboración y la acción con propósito.

Cuando estamos en un entorno cara a cara, muchas de estas cosas pueden ocurrir de forma natural, pero cuando estamos a distancia, tenemos que crear y organizar estas condiciones de forma mucho más intencionada. 

Esa es exactamente la razón por la que las formas ágiles de trabajar son tan valiosas para los equipos remotos. 

De lo contrario, no obtendremos estos puntos de contacto y puntos de registro. 

Los miembros del equipo y las personas pueden sentirse fácilmente desconectados del todo.

Muchas personas dudan en molestarse entre sí para pedir apoyo o ayuda. 

Lo que hacen las prácticas de trabajo ágiles es configurar las cosas para que no tenga que pedir ayuda. 

Simplemente estás ahí, hablando de dónde estás. Hace que sea muy fácil para el equipo ver si necesita ayuda. Lo que significa que pueden ayudarte de forma orgánica.

Lo más importante, y lo realmente encantador de las prácticas de trabajo ágiles, ya sea que el equipo esté distribuido, trabaje de forma completamente remota o trabaje de manera híbrida, es que son fluidas. 

Realmente no importa dónde tienen lugar los eventos en sí; lo que importa es que aporten total transparencia a cómo le está yendo a su equipo y a la organización.

Para finalizar, hemos visto cómo las prácticas agile permiten el trabajo remoto pero … ¿Qué enfoques has encontrado para apoyar a sus equipos remotos?

WhatsApp chat